ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  Conectarse  

Comparte | 
 

 Hameron - Días como este.

Ir abajo 
AutorMensaje
connor_ireland
::Llegas al hospital::
::Llegas al hospital::
avatar

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 23/09/2007

MensajeTema: Hameron - Días como este.   Lun Sep 24, 2007 9:29 pm

Días Como Este

El sol se estaba poniendo sobre el horizonte pintando el cielo de un estupendo color rojizo de esos que se pueden ver en las postales que mandas a los amigos desde lugares paradisíacos. Greg disfrutaba de un vaso de whiskey mientras se relajaba tumbado en una de las tumbonas del patio. A pesar de su rechazo a comprar una casa, tenía que admitir que adquirir este chalet a las afueras de Pensilvana había sido un acierto ya que además de los paseos en moto por carreteras poco transitadas, la piscina y el jacuzzi habían ofrecido múltiples horas de entretenimiento al matrimonio House (Greg daba las gracias por los árboles que rodeaban su propiedad todos los días).

Greg tomó otro sorbo de whiskey y se tumbó un poco más en la tumbona de tal manera que ya estaba prácticamente tumbado.

“¿No esperarás que recoja yo todo esto verdad?” preguntó su mujer con tono de aparente enfado.

“¿No esperarás que yo te ayude?” replicó él en el mismo tono.

“Levántate ahora mismo Greg, si no quieres dormir en el sofa durante los próximos dos meses”.

“Te recuerdo que soy cojito”. Greg levantó su bastón como prueba.

“Eso haberlo pensado antes de darle a tu hijo dos bolsas de confeti y enseñarle a tirárselo por encima a todo el mundo”.

“Ahí me has pillado. Vale, me levantó pero no esperes que recoja los cachos de tarta de la mesa. Eso ha sido idea de Wilson, ¿por qué no se ha quedado él a limpiar?”.

“Porque creo que tanto él como su mujer tienen bastante con sus trillizos” contestó ella mientras llenaba una bolsa de basura con los restos de la fiesta.

“Ahí le tienes; le das una cuarentona ávida por tener una familia y va mi chico y la preña con trillizos. Tengo una teoría al respecto, bueno de hecho tengo dos. La primera es que Jimmy tenía a sus chicos reprimidos y cuando se encontró con Cuddy, bueno, básicamente se juntaron el hambre con las ganas de comer así que . . .” Greg hizo un gesto bastante obsceno para explicar lo que quería decir.

“No seas bruto, Greg. Ya sabes que Lisa estaba siguiendo un tratamiento de fertilidad”.

“Nah, la ciencia no tuvo que ver nada en eso. Estoy seguro que fueron los nadadores de Jimmy los que hicieron todo el trabajo” contestó mientras recogía el mantel de papel y lo metía en otra de las bolsas.

“¿Sabes lo extraño que es que sepas de ciertas cosas? No quiero ni imaginar que es lo que James sabe de nuestra vida sexual”.

“¿No te has dado cuenta que nunca quiere meterse en nuestro jacuzzi?” preguntó él con una sonrisa pícara.

Menos de una hora después todo estaba recogido y no había prueba de que allí se hubiera celebrado una fiesta, y no cualquier tipo de fiesta, sino una fiesta de cumpleaños de un niño de tres años.

“Ha sido una fiesta genial ¿verdad? Connor se lo pasado en grande con todos sus amigos aquí”.

“Si, de todas formas no me gusta nada que pase tanto tiempo con Jesse” contestó Greg.

“No seas absurdo, Jesse es su mejor amigo y el único motivo por el que no te cae bien es porque es hijo de Robert. Además es el único niño de su edad de la guardería del hospital. ¿Qué quieres, que juegue con Sean o con Spencer?” preguntó ella refiriéndose a los hijos de Wilson.

“Pues no sería mala idea. Una nueva generación de House y Wilson dominando el mundo.

“Tienen cinco meses. Lo único que dominan en este momento es su chupete”.

Greg se levantó del sofá y se giró para mirar a su mujer. “En vista de que no voy a ganar esta discusión, me voy a jugar con la wii”.

Antes de ir a su despacho, subió al primer piso para asegurarse de que el chico del cumpleaños estaba donde debía, es decir dormido.

Connor James House era un típico niño de tres años, revoltoso, juguetón y cariñoso. Pero lo que diferenciaba del resto de los niños era que, para su suerte o desgracia, había heredado la inteligencia y la curiosidad de su padre lo que la mayoría de las veces le llevaba a meterse en todos los líos posibles y algunos imposibles. El pequeño Connor había convertido el hospital de Princeton Plainsborough en su campo de juego particular y no había nada ni nadie que pudiera impedírselo. Durante su primer año de vida todo el mundo pudo darse cuenta de que Connor no era como los otros bebés en el sentido de que raramente lloraba y siempre estaba con los ojos bien abiertos, observando todo y a todos los que le rodeaban. Además cuando le daba por llorar, solo había una cosa que podía calmarle y era estar en brazos de su padre. Así que ya a nadie le extrañaba ver al gran Greg House andando por los pasillos con su hijo durmiendo en un cómodo arnés pegado a su pecho de su padre.

La situación no fue a mejor cuando el joven Connor aprendió a andar y aprovechaba cualquier descuido de su cuidadora para escaparse de la guardería. Las primeras ocasiones provocaron un caos en todo el hospital con todo el personal disponible buscando al niño hasta que éste aparecía sonriendo frente al despacho de su padre o de su tío James. Sus escapadas eran tan frecuentes que a nadie le parecía raro ver al niño andando solo por los pasillos sonriendo y saludando a todo el mundo.

Gracias a su última proeza, Cuddy tuvo que subir el sueldo a uno de los médicos de urgencia que quería demandar al hospital después de que Connor le diera una patada en sus partes mientras el médico le vendaba un pie. Al parecer el médico, no sabiendo que Connor era hijo de House, había bromeado sobre éste con una de las enfermeras. Connor, al oír como el médico se reía de su papá, decidió arreglar las cosas y le metió una patada con su pie sano, pie que llevaba unas pequeñas botas militares que impactaron con fuerza en una zona muy sensible de la anatomía del médico. Cuando preguntaron al niño porque lo había hecho, el niño simplemente contestó. “Nadie se mete con mi papá”.

Cuando House abrió la puerta de la habitación de Connor, vió un bulto y una luz debajo de la sábana.

“¿Qué haces, Connor?” preguntó House acercándose a la cama.

“Toy dormido” contestó el niño sin moverse.

“¿Y cómo es que estás hablando si estás dormido?”. House tiró de la sábana y encontró a Connor leyendo un cuento con una pequeña linterna. “Eres un mentiroso, chaval y encima eres un mal mentiroso”.

House le quitó el cuento y la linterna y se sentó apoyado en la cabecera de la cama con su hijo en el regazo. “¿No tienes sueño o qué?”.

“Quero leer el cuento que me ha regalado la tía Lisa” explicó el niño intentando quitárselo a su padre.

“Quieto ahí, pequeño saltamontes. Ya leerás el cuento mañana. ¿Qué tal te lo has pasado en la fiesta?”.

“¡Mu bien! ¿Has visto todos los regalos que tengo?” preguntó el niño señalando un lado de su habitación donde descansaba una montaña de juguetes de todos los tamaños y colores.

“Si que los he visto. ¿Son molones, que no? ¿Cuál es el que más te ha gustado?”.

Connor saltó del regazo de House y se acercó a sus regalos para coger su favorito. El rostro de House se iluminó cuando vio al niño sentarse en una pequeña réplica de la Honda que él tenía. Le había costado encontrarla y House nunca agradecería lo suficiente la existencia de ebay ya que gracias a ella, Connor tenía una minimoto como la de su padre. De momento, el niño no llegaba a los pedales pero las dos ruedas laterales traseras le permitían sentarse y mantenerse en ella.

“¿Ese es tu regalo favorito? Y yo pensando que te gustaba más el cuento de la tía Lisa” bromeó House.

“¡Noooooooooooooooo!” replicó Connor con una gran mueca.

La conversación se interrumpió cuando la mujer de House abriò la puerta y se los encontró a los dos sonriendo.

“¡Hola mami!” saludó Connor contento.

“No sé quién de los dos es peor, si uno por tener que estar durmiendo o el otro por jalear al uno”.

“¡Papa me ha depetao!” se defendió el niño.

“Seras cab . . . “.

“¡GREG!”.

“¡Estaba despierto cuando he entrado, despierto y leyendo!” esta vez fue el turno de House adulto.

“Hay veces en las que pienso cuando me preguntan cuantos niños tengo. En fin, a lo que iba, Greg, ha llegado el paquete que estábamos esperando”.

“¿Ha llegado ya?” preguntó House sonriendo y mirando a Connor con picardía.

Connor miró primero a su padre y luego a su madre con curiosidad. “¿Qua llegado?”.

“¿Se lo decimos?” preguntó ella.

“No sé, creo que es mejor esperar a mañana. Ya sabes, sino, no se va a dormir y nos tendrá toda la noche en vela” añadió House.

“Que si, que si me mimo, mamá” Connor se bajó de la moto y se acercó a su madre cogiéndole de la pierna. “Porfaaaaa”. Desde luego no había forma resistirse a esos ojos azules. Ella se agachó para estar al mismo nivel que su hijo.

“Bueno, vale, pero tienes que prometerme que no meterás ruido y no despertarás a tu hermano”.

“Te lo pometo” dijo Connor muy serio.

Cuando llegaron al salón, Connor pudo ver, desde los brazos de su padre, una gran caja roja con un lazo verde.

“¿Es para mi?” preguntó inocente.

“No sé, pero hay una tarjeta ahí encima” contestó su madre. “¿Por qué no te acercas a leerla?”.

House dejó a su hijo en el suelo y el niño se acercó con decisión a la caja que era casi más alta que él. Cogio con cuidado la tarjeta y la abrió.

“Pone mi nombre, mira, papá”. Aunque evidentemente no leía bien, el niño reconocía algunas palabras, entre ellas su nombre.

“Entonces, ábrelo” animó House.

Connor intentó levantar la caja pero estaba demasiado alta para él así que su madre lo hizo por él y luego cogió al niño sobre sus piernas para que pudiera mirar en el interior. La cara de Connor se iluminó y abrió la boca sin poder decir palabra.

“¿Me vas a decir lo que es o qué?. Preguntó House que se había quedado un poco atrás.

Connor metió sus brazos regordetes dentro de la caja y con mucho cuidado y con la ayuda de su madre, sacó un pequeño cachorro de labrador negro.

“Es un perito” dijo el niño como si no pudiera creer lo que tenía en brazos. El cachorro que antes temblaba asustado, escondió su cabecita contra el pecho del niño mientras éste lo acariciaba con mucho cuidado.

“¿Cómo le vas a llamar?” preguntó House.

Connor no paraba de acariciar al cachorro y pareció no escuchar a su padre. “Tengo un perito, mama” dijo mirando a su madre.

“Si cariño, tienes un perrito. Ahora es pequeñito así que tienes que cuidarle y quererle mucho para que crezca”.

“¿Cómo Jack?” preguntó Connor refiriéndose a su hermano pequeño de cinco meses.

“Eso es, como Jack. Ahora los dos son pequeños y tienes que tener cuidado con ellos”.

Connor miró de nuevo al cachorro que ahora dormía en sus brazos. “Mick” dijo de repente.

House sonrió ampliamente ante la elección de su hijo.

“Ese es un nombre muy chulo, campeón” dijo.

“Si, se va a llamar Mick” repitió Connor después de besar al cachorro en la cabeza.

“Decidido. Creo que Mick tiene que ir a dormir y su dueño también” dijo ella.

“¿Dónde va a dormir, mama? ¿Puede dormir conmigo?”.

“No, Mick tiene su propia cama, ¿ves?” respondió señalando a una pequeña cuna que había dentro de la caja. “Ahora vamos a poner la cuna en un sitio calentito.

Después de buscar un sitio cómodo y llenar un cuenco con agua, Connor dejó a Mick en la colcha y lo tapó con una manta. El cachorro al sentirse calentito bostezó haciendo reír al niño.

“Y ahora a la cama” declaró House.

“Vale” respondió Connor corriendo hacia las escaleras.

“Nada, está visto que lo mejor para que este niño obedezca es el chantaje”.

“No te quejes que el niño ha salido igualito a su padre” dijo ella, besándole en los labios y encaminándose a las escaleras.

House entró en su despacho y cerró la puerta con cuidado. Sentándose en el sillón y apoyando varias piernas sobre la mesa, cogió el mando del estereo y pulsó el play.

Cuando no siempre está lloviendo,
Hay días como este.
Cuando nadie protesta,
Hay días como este.
Cuando todo encaja en su sitio,
Como una mano en un guante,
Mi madre me dijo que
Hay días como este.

House cogió la foto que descansaba sobre la mesa y sonrió. Su familia, toda su familia sonreía en la foto. Era increíble como la vida podía cambiar en un segundo, bueno, o en cuatro años como fue su caso. ¿Quién iba a decir que el infame Gregory House se iba a convertir en marido y padre de familia?

Cuando no tienes preocupaciones,
Hay días como este.
Cuando nadie tiene prisa,
Hay días como este.
Cuando no te traiciona el viejo beso de Judas,
Mi madre me dijo que
Hay días como este.

Cuando no necesitas respuestas,
Hay días como este.
Cuando no te encuentras oportunistas,
Hay días como este.
Cuando todas las piezas del puzzle,
Empiezan a encajar.
Tengo que recordar que
Hay días como este.

Cuando todo el mundo es sincero,
Y no hace trucos.
Cuando no tienes gorrones,
Que se aprovechen de ti.
Cuando a nadie le importa,
El modo en el que quieres vivir.
Solo tengo que recordar que
Hay días como este.

Es verdad que siempre había mantenido y defendido su forma de ser. Sin embargo todo cambió con la llegada de su nuevo equipo. Si bien es verdad que nunca lo había dicho públicamente, siempre se había sentido muy orgulloso de ellos, sobre todo de uno. Desde el momento en el que la entrevistó, sabía que Allison Cameron era alguien muy especial, alguien con la que debía tener mucho cuidado.

Sus idas y venidas se convirtieron en el cotilleo del hospital hasta que alguien del servicio de limpieza les pilló en el despacho de Wilson, totalmente borrachos y en una situación más que comprometida. A partir de ese momento se volvieron en inseparables y cuatro años después estaban casados y eran padres de dos niños. Gracias a ella, Greg había formado su propia familia y además había conseguido volver a tener una relación con sus padres.

Unos golpes en la puerta hicieron que Greg pausara la canción. Allison entró en el despacho y se acercó a su marido.

“¿Se ha dormido?”.

“Si, pero me temo que mañana le tenemos en nuestra habitación con los primero rayos de luz”.

“No, si cerramos la puerta con llave” dijo Greg cogiéndola por la cintura y sentándola en su regazo.

“No creo que eso le pare. Además no quiero de despierte a Jack con sus gritos”.

“Ese niño es una marmota; no conozco a otro bebé que haya que despertarle para que coma. Y eso que viene en un formato de lo más apetecible” bromeó desabrochando la camisa de Allison.

“Creo que Jack no las ve como tú, Greg”.

“Dale unos añitos y verás”.

“Tiemblo con pensar en dos pequeños House adolescentes”.

“De momento solo te tienes que preocupar con un House, con uno MUY adulto” dijo mientras besaba la barbilla y el cuello de su mujer.

“¿Qué te parece si trasladamos esta conversación al dormitorio?”. Preguntó Allison levantándose y ofreciendo una de sus manos a House.

“Baila conmigo primero” dijo él agarrándola de la cintura y encendiendo de nuevo el lector de CDs. Allison le rodeó el cuello con sus brazos y reposó la cabeza sobre su pecho.

Cuando nadie se entromete en mis sueños,
Hay días como este.
Cuando la gente entiende lo que digo,
Hay días como este.
Cuando entiendes los entresijos de
Como funciona todo.
Mi madre me dijo que
Hay días como este.

El matrimonio se movía despacio al ritmo de la música y aunque la canción estaba casi por terminar, ellos siguieron su propio ritmo inmersos en su propio mundo.

Mi madre me dijo que
Hay días como este.
Si, mi madre me dijo que
Hay días como este.
Mi madre me dijo que
Hay días como este.

Esa noche Greg House se quedó dormido en brazos de su mujer, descansando después de un día feliz rodeado por su familia y sus amigos. Su vida no había sido particularmente fácil pero desde que conoció a su mujer todo había cambiado. Si, Greg, había días como este.

FIN.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rosabud
:: Dra. House ::
:: Dra. House ::
avatar

Cantidad de envíos : 426
Edad : 27
Fecha de inscripción : 12/08/2007

MensajeTema: Re: Hameron - Días como este.   Jue Sep 27, 2007 7:06 pm

simplemente enamorado

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://doctorhouse.esp.st
connor_ireland
::Llegas al hospital::
::Llegas al hospital::
avatar

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 23/09/2007

MensajeTema: Re: Hameron - Días como este.   Vie Sep 28, 2007 11:17 am

Muchas gracias. Si tienes tiempo, te recomiendo escuchar la canción que escucha Hhouseen inglés. Es de Van Morrison y se titula "Days like these".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rosabud
:: Dra. House ::
:: Dra. House ::
avatar

Cantidad de envíos : 426
Edad : 27
Fecha de inscripción : 12/08/2007

MensajeTema: Re: Hameron - Días como este.   Vie Sep 28, 2007 5:31 pm

voy a bajarmela.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://doctorhouse.esp.st
rosabud
:: Dra. House ::
:: Dra. House ::
avatar

Cantidad de envíos : 426
Edad : 27
Fecha de inscripción : 12/08/2007

MensajeTema: Re: Hameron - Días como este.   Sáb Sep 29, 2007 8:20 pm

ya me la he bajado!!! es de mi gusto me encata , gracias!! enamorado

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://doctorhouse.esp.st
connor_ireland
::Llegas al hospital::
::Llegas al hospital::
avatar

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 23/09/2007

MensajeTema: Re: Hameron - Días como este.   Sáb Sep 29, 2007 10:00 pm

De nada. Si te gusta ese tipo de musica y Van Morrison, te recomiendo que te bajes "Have I told you lately that i love you". Tiene una versión con The Chieftains que es muy buena. De todas formas, te recomiendo cualquier canción de Van Morrison.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rosabud
:: Dra. House ::
:: Dra. House ::
avatar

Cantidad de envíos : 426
Edad : 27
Fecha de inscripción : 12/08/2007

MensajeTema: Re: Hameron - Días como este.   Sáb Sep 29, 2007 10:38 pm

Gracias! Ahora me las bajare avber cuales tiene Razz

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://doctorhouse.esp.st
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hameron - Días como este.   

Volver arriba Ir abajo
 
Hameron - Días como este.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» como poner un fondo como este
» como hago para poner facebook en tu foro como este.
» Quiero Poner un menu desplegable como este ejemplo pero tengo un error
» como creo una barra de menu como este foro
» Para crear tutoriales como este foro

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: >> Sala de operaciones :: Fanfics-
Cambiar a: